Buscar en este sitio
 
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
CONTACTESE
miércoles 24 de mayo de 2017 
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
 >> TODO SOBRE OBSERVACION
 Mercurio

 


Imagen superior: Los cráteres con radiaciones que posee la superficie de Mercurio son similares a los de la Luna, en general posee cráteres circulares de los cuales, los mayores poseen picos interiores. Los escarpes alcanzan hasta 3 km de altura. La depresión de Caloris (izquierda arriba) es el accidente más importante que posee provocado posiblemente por el impacto de un planetesimal. (Foto: Mariner 10).

Antes de que se efectuara la misión del Mariner 10, era muy poco lo que se sabía del planeta más próximo al Sol.

El misterio de la rotación de Mercurio, fue resuelto antes de que una sonda espacial llegar hasta él.

En el siglo XIX, los astrónomos habían llegado a la conclusión de que las mareas provocadas por el Sol en Mercurio tenían que haber sincronizado desde larga data la rotación del planeta con su periodo orbital, o sea que el planeta debía de presentar siempre la misma cara al Sol como sucede con muchos satélites naturales. Debido a esto, Mercurio tendría un hemisferio inmerso permanentemente en la luz que recibe del Sol y otro se encontraría en la infinita oscuridad.

Giovanni Schiaparelli con su telescopio de 460 mm confirmó que efectivamente el planeta presentaba siempre la misma cara al Sol, por lo tanto se cumplía una rotación entorno a su propio eje en un periodo orbital de 88 días. Así, durante muchos años los astrónomos aceptaron éstas conclusiones.

Con el avance en el campo de la radioastronomía en la década del 60, se llegó a medir la velocidad de rotación de las superficies planetarias. Es así que en 1965 Pettengill y Dyce utilizaron el gran radiotelescopio de Arecibo para estudiar a Mercurio, con un potente transmisor enviaron hacia este planeta una señal de frecuencia conocida y captaron su eco unos minutos más tarde. Debido al aumento de frecuencias que captaron pudieron determinar que el periodo de rotación era de 59 días, luego perfeccionado el sistema, en 1971 Goldstein obtuvo un valor de 58,65 días.

Luego de esto, se midieron las sombras fotografiadas por el Mariner 10 durante diferentes pasadas sobrevolando a Mercurio, así se consiguió obtener un valor más exacto aún sobre el periodo de rotación: 58,656 días. Este periodo corresponde a 2/3 del orbital, lo cual indica que después de dos revoluciones alrededor del Sol, el planeta giró tres veces sobre sí mismo con respecto a las estrellas. Así el cálculo nos dice que un día solar, o el tiempo que transcurre entre un mediodía y el siguiente,dura en Mercurio 2 años o 3 días sidéreos. Esta extraña relación entre rotación y revolución, se encuentra en el efecto que producen las mareas solares sobre un cuerpo no esférico que recorre una órbita sensiblemente elíptica, de haber sido su órbita casi circular, la relación entonces sería 1:1 entre periodo de rotación y de revolución.

Las mareas solares son más intensas cuando el planeta se encuentra en el perihelio y este hecho en combinación con la forma alargada del cuerpo planetario, genera una torsión que tiende a acelerar la velocidad de rotación.

su velocidad orbital es la mayor entre todos los astros de nuestro Sistema Solar.


Imagen superior: Tránsito del planeta Mercurio ante el disco solar el 8 de Noviembre 2006. Animación del planeta Mercurio ante el disco solar enviadas por Víctor Buso Gentileza del Obs. Cristo Rey y de ASA (Asociación Santafesina de Astronomía) tomada desde Rosario, Argentina.

En la superficie de Mercurio hay cráteres de aspecto y distribución similar a los de la Luna, el mayor de ellos tiene 1.300 kilómetros de diámetro; también hay llanuras y colinas. Recientemente se ha detectado la presencia de glaciares de agua en su superficie en lugares donde la luz solar no penetra jamás; algunos glaciares se encuentran dentro de los cráteres.
Foto superior izquierda: fotomosaico de Mercurio construído de 18 fotos tomadas a 42seg. De intervalo por la Mariner10 volando sobre el planeta el 29 de marzo de 1974, a 210.000 kilómetros (130.000 millas) de altura sobre su superficie. Foto superior derecha: Esta es una foto de la Cuenca Caloris, el aspecto estructural más grande inspeccionado sobre Mercurio por la Mariner 10. La cuenca es 1300 km dominada por un anillo de montañas irregulares llamada Monte Caloris. (Imagenes: Regional Planetary Center for Earth and Planetary Studies National Air and Space Museum Smithsonian Institution Washington, D.C. 20560).


Mercurio, es el segundo planeta más pequeño después de Plutón (no siendo más Plutón considerado un planeta, Mercurio pasa a ser el más pequeño) y también el menos denso de los cuatro mundos rocosos cercano al Sol. Se agrupa en la clasificación de los planetas llamados terrestres por su composición. Se deduce a través del reconocimiento hecho por la nave Mariner 10 de la NASA, que el interior de Mercurio estuvo fundido por la lava que fluyó hacia la superficie, además, el Mariner halló un débil campo magnético. Según el conocimiento adquirido, se cree que los campos magnéticos permanecen si parte del interior aún está fundido.


Imagen superior: Mosaico de imágenes de Mercurio tomadas por la Mariner 10, en una concepción artística del interior del planeta. Su núcleo puede estar fundido en parte. (Credit image: Smithsonian Institution Press, dibujo de Karen Denomy).

La atmósfera de Mercurio está constituida sobre todo por hidrógeno y helio, detectables hasta 600 km de la superficie del planeta. La temperatura de la cara que mira al Sol es de unos 400 grados y luego tiene una violenta bajada hasta 200 grados bajo cero por la noche.

Mercurio, se formó a partir de otros planetesimales que giraban alrededor del Sol cuando este recién nacía. Casi todos los cuerpos de tipo medio caían en los planetas rocosos de mayor tamaño, pero parece ser que Mercurio escapó a las reglas. Se estima que Mercurio fue impactado por otro planetesimal de grandes dimensiones, escapando a la destrucción total de milagro, pero este tremendo impacto, destruyó sus capas externas. Debido a este tremendo impacto debió variar su órbita en forma dramática, tanto así, que se considera la posibilidad que Mercurio haya comenzado su existencia fuera de la órbita de Marte.

La superficie de Mercurio, permanece casi igual a los primeros días de existencia del Sistema Solar, su superficie, tiene gran cantidad de cicatrices producto de los impactos recibidos en los primeros cientos de millones de años de nuestro sistema. No obstante esto, se considera que Mercurio no a alterado su fisonomía en los últimos 3.500 años.

Masa (Tierra=1): 0,056

Radio ecuatorial: 2.439 km

Densidad media (agua=1): 5,44

Gravedad superficial en el ecuador: 0,28

Velocidad de fuga en el ecuador: 4,3 km/s

Inclinación del eje de rotación con respecto a la perpendicular de la órbita:

Distancia del Sol: 57.910.000 km

Duración del día: El día sidéreo de Mercurio es igual a 58,65 días terrestres (un día solar dura en el planeta 176 días equivalente a dos "años mercurianos").

Duración del año: 87,97 días.
Satélites naturales: No tiene satélites naturales.
Composición atmosférica:
Helio: 42%
Sodio: 42%
Oxígeno: 15%
Otros: 1%

Origen del Nombre

Como todos los planetas, su nombre es de origen mitológico, Mercurius, dios romano que a su vez es identificado con el dios griego Hermes. Igual que Hermes, Mercurio es el protector de los comerciantes (en su nombre se encuentra la raíz de la palabra merx, que significa "mercancía").

Luego de su helenización, se lo representa como mensajero de Júpiter. Al igual que Hermes, los atributos de Mercurio son las alas en su sombrero y en sus sandalias, también lleva una bolsa, símbolo de las ganancias que proporciona el comercio.

Imagen superior: Escultura de Mercurio. (Musée du Louvre).

 
 
arriba