Buscar en este sitio
 
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
CONTACTESE
miércoles 16 de agosto de 2017 
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
 >> VARIAS
 Cuentos, historias: Polos

 

 

Autor: Diana Cuomo
datos adjuntos

 

Estoy tumbada en una reposera de lona que la abuela sacó a la vereda. Quiere que le haga compañía, mientras acecha a algún vecino desprevenido con quien comentar la inestabilidad del clima y los atributos de sus nietos. Entre ellos estoy yo y no se priva de aclarar mi soltería y deslizar un sondeo sobre casaderos acomodados.

Aprovecho el tiempo en que se aleja obstinada en su misión de celestina. Me estiro en la lona y me sumerjo en el olor de los jazmines rodeados de noche. Dispersos e inquietos en la negritud.

La inmensidad me recuerda la promesa que hice, siendo chica, de convertirme en astrónoma. No una cualquiera, sino una brillante con trono en la NASA. Bastó llegar a la adolescencia para darme cuenta, junto a otras desilusiones típicas de la edad de la razón, de que la astronomía no era de mi talla. Era incapaz de recordar las nueve bolas que se pavonean alrededor del sol (encima le andan descubriendo nuevas pretendientes al rey) y en cuanto tuve que hacer un cálculo con dos incógnitas, la cosa fue definitiva. Lo mío era, es y será el divague, la natación olímpica en quiméricas sopas de letras, Aunque más no sea por no tener nada que hacer como ahora en que la abuela aturde a la víctima que osó decirle buenas noches.

Quiero conectar la convicción astronómica de la infancia con mi actualidad pulida de metáforas. Lo que a simple vista son descabellados polos opuestos empiezan a descubrir la fuerza magnética que los une.

Y no hay distancia entre los macronúmeros brillantes y las microletras en blanco y negro. Ambos buscan. Unos hacia los confines del universo. Otras hacia los límites del pensamiento. ¿ Qué quieren trascender? ¿Qué quieren encontrar? Yo diría que el silencio, la nada o a Dios.

 

 
 
arriba