Buscar en este sitio
 
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
CONTACTESE
miércoles 16 de agosto de 2017 
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
 >> TODO SOBRE OBSERVACION
 Los Asteroides

 

 

 


Distribución de los asteroides en nuestro Sistema Solar. Imagen NASA. Para ver de mayor tamaño cliquear la foto.

 

 

 


 


 


También conocidos como planetas menores son objetos pequeños situados principalmente entre las órbitas de Marte y Júpiter. Todos juntos no llegarían a formar un cuerpo de la masa de la Luna y solo uno de ellos, Vesta, es apenas visible a ojo desnudo.

Su descubrimiento encierra una apasionante historia. La fórmula de Titius-Bode mostraba entre los “números asignados a Marte y a Júpiter” uno que correspondería a un planeta desconocido. Un equipo de astrónomos que se hicieron llamar la policía estelar ya había comenzado una búsqueda sistemática pero fue Piazzi, en Palermo, el 1º de enero de 1801 quien descubrió a Ceres, el mayor de los asteroides. Piazzi se une luego al grupo de astrónomos que seguía buscando ahora otro cuerpo del tamaño de Ceres (1030 km.) pues por sus dimensiones no podía ocupar solo una columna en la ley de Bode. Pronto descubrieron a Palas (1802), Juno (1804), Vesta (1807) y queda un bache en la historia de descubrimientos de estos cuerpos hasta 1845 cuando es observado por primera vez Astrea.

Hoy en día están calculadas las órbitas de más de 2.500 asteroides aunque el número total puede superar los 40.000. Sus periodos oscilan entre 2 y 12 años.

En un principio se eligieron nombres femeninos de la mitología griega, los planetoides con órbitas anormales recibieron nombres masculinos como es el caso de Icaro cuyo plano orbital muestra una inclinación de 21º con respecto al plano de la eclíptica.

Izquierda a derecha: 1: Asteroide Eros.2: Asteroide Ida. 3: Asteroide Gaspra. 4: Asteroide Toutatis. Créditos NASA. Para ver las imágenes de mayor tamaño cliquear en las mismas.

Lagrange (1736-1813) sitúa en los puntos libres de fuerzas los denominados puntos de libración. Esto es que en un sistema Sol-planeta un cuerpo de masa pequeña puede permanecer libre de fuerzas en cinco puntos señalados, en el sistema Sol-Júpiter los asteroides Troyanos ocupan dos de esos puntos a 60º por delante y por detrás del planeta.

Tomemos ahora los objetos Amor- Apolo, cuerpos con diámetros de entre 1 y 30 kilómetros cuyos afelios se encuentran en el cinturón de asteroides y que tienen órbitas tan excéntricas que llegan a cruzar las de los planetas interiores incluyendo por supuesto a La Tierra.

EROS: Avanza siempre dando tumbos, muy posiblemente se trate de un fragmento en forma de astilla de 30 km. de longitud arrancado de un cuerpo mayor por una antigua colisión. Dado lo interesante de este objeto la nave NEAR fue a su encuentro aunque falló en su intento. El 20 de diciembre la sonda NEAR entró en "modo seguro" a escasos 20 minutos de su encendido de su motor para la aproximación al asteroide Eros. Las comunicaciones con la sonda se perdieron durante 27 horas, reiniciándose el contacto a inicios del 22 de diciembre con las antenas del Deep Space Network de la NASA que empezaron a rastrearla desde las 8 p.m. EST del 21 de Dic. La sonda está en perfectas condiciones y los técnicos estudian el por que la nave entro en modo seguro. Aunque los análisis previos evidencian que no hay ningún daño en el sistema de propulsión. El "modo seguro" es una función del software de abordo que protege a la nave cuando existe una falla critica abordo, y solamente puede ser reactivada desde Tierra. Desgraciadamente el encuentro entre el asteroide 433 Eros y la NEAR programado para el 10 de Enero de 1999 se ha perdido debido a que no pudo realizarse el encendido de los motores de la sonda. Pero la nave podrá entrar en orbita alrededor de Eros en Mayo del 2000. Mientras tanto la NEAR realizó este 23 de Diciembre, pasó a 4100 kms de Eros tomando 500 imágenes del asteroide. Aunque son imágenes de baja resolución, proporcionaran importante información a los científicos.

Ley de Titius - Bode, si escribimos los números

0, 3, 6, 12, 24, 48, 96, 192, 384

que a apartir del segundo se obtienen multiplicando por dos al anterior y le agregamos 4 obteniendo

4, 7, 10, 16, 28, 52, 100, 196, 388

dividiéndolos por diez y expresándolos, por supuesto, en Unidades Astronómicas, estos números corresponden a las distancias de los planetas al Sol

0,4 - 0,7 - 1 - 1,6 - 2,8 - 5,2 - 10 - 19,6 - 38,8

Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Asteroides, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno

HECTOR: Es el mayor de los troyanos, varía significativamente en su brillo y no se ajusta a ninguna de las dos teorías utilizadas para estas variaciones en otros cuerpos. Una posible explicación sería que el asteroide es alargado y al dar tumbos presenta una vez una cara ancha (brillo considerable) y luego una en punta. La segunda opción sería que el asteroide se parezca a la luna de Saturno, Jápeto con una cara luminosa y la otra oscura producto de alguna cubierta de su superficie. Hoy se cree que Héctor es un objeto doble producto de una colisión a baja velocidad en la cual dos troyanos normales quedaron unidos.

CERES: Un cuerpo de apenas 1.030 kilómetros para los medidores más optimistas. Algunos científicos creen que durante la formación de los planetas, los asteroides también experimentaban un proceso de acumulación y que Ceres iba camino a hacerse del resto de los planetoides y convertirse en un pequeño planeta. Sin embargo Júpiter crecía y su gravedad perturbó las órbitas de los asteroides obligándolos con frecuencia a colicionar con lo que le restaba a Ceres más masa de la que le añadían. Este que e el miembro más grande del cinturón sólo refleja el 6% de la luz que recibe del Sol.

PALAS: El segundo asteroide descubierto ocupa también este orden según su tamaño. Se sabe que posee un satélite al que llega a iluminar tenuemente. La lunita es demasiado pequeña para ser redonda (90 kilómetros de diámetro) y dista de Palas unos 300 km.

QUIRON: Descubierto en 1977 tiene un diámetro de 350 km. con un periodo de 51 años en una órbita que lo lleva incluso hasta Urano.

En 1781 el astrónomo William Herschel descubrió al planeta urano, y su distancia era la que debía corresponderle, es decir, el 196 de la serie. La fórmula de Titius-Bode mostraba entre los "números asignados a Marte y a Júpiter" uno que correspondería a un planeta desconocido. Un equipo de astrónomos que se hicieron llamar la policía estelar ya había comenzado una búsqueda sistemática pero fue Piazzi, en Palermo, el 1º de enero de 1801 quien descubrió a Ceres, el mayor de los asteroides. Piazzi se une luego al grupo de astrónomos que seguía buscando ahora otro cuerpo del tamaño de Ceres (1030 km.) pues por sus dimensiones no podía ocupar solo una columna en la ley de Bode. Pronto descubrieron a Palas (1802), Juno (1804), Vesta (1807) y queda un bache en la historia de descubrimientos de estos cuerpos hasta 1845 cuando es observado por primera vez Astrea.

Hoy en día están calculadas las órbitas de más de 2.500 asteroides aunque el número total puede superar los 40.000. Sus periodos oscilan entre 2 y 12 años.

En un principio se eligieron nombres femeninos de la mitología griega, los planetoides con órbitas anormales recibieron nombres masculinos como es el caso de Icaro cuyo plano orbital muestra una inclinación de 21º con respecto al plano de la eclíptica.

Lagrange (1736-1813) sitúa en los puntos libres de fuerzas los denominados puntos de libración. Esto es que en un sistema Sol-planeta un cuerpo de masa pequeña puede permanecer libre de fuerzas en cinco puntos señalados, en el sistema Sol-Júpiter los asteroides Troyanos ocupan dos de esos puntos a 60º por delante y por detrás del planeta.

Tomemos ahora los objetos Amor- Apolo, cuerpos con diámetros de entre 1 y 30 kilómetros cuyos afelios se encuentran en el cinturón de asteroides y que tienen órbitas tan excéntricas que llegan a cruzar las de los planetas interiores incluyendo por supuesto a La Tierra.


Foto superior: Tunguska arrasada, ¿un asteroide?
Para ver imagen de mayor tamaño cliquear la foto.

¿Una Nueva Clase de Asteroides?

Los astrónomos de Hawai pudieron haber descubierto una nueva clase de asteroide - uno que orbita al Sol completamente dentro de la órbita de la Tierra. Davids Tholen y Robert Whiteley (Universidad de Hawai) anunciaron su descubrimiento el 1º de julio. Tholen estima que el objeto, designado 1998 DK36, sólo tiene unos 40km. de diámetro -Probablemente como el objeto que se desplomó en Siberia hace unos 90 años (en Tunguska, ver foto superior). De cualquier manera, debido a que el objeto se ocultó rápidamente después del anochecer - y por algunas fallas de los equipos - DK36 sólo se captó por dos noches en febrero usando el telescopio de 2.24 metros en la cima del Mauna Kea. Desafortunadamente, debido a que sólo hay cuatro observaciones - dos juegos de posiciones con un minuto de diferencia en dos días consecutivos - y fueron tomadas hace más de cinco meses, una órbita certera no puede ser definida para orientar a los observadores para que hagan observaciones de seguimiento y confirmación. Más allá, no parece ser que el objeto sea recuperado a menos que por un "golpe de suerte" se encuentre en el futuro. Se supone que una órbita intreterrestre es algo dudosa. De acuerdo a Gareth Williams del Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, un asteroide que cruce la órbita de la Tierra todavía ser viable dentro de los datos. El hace notar que la máxima distancia del objeto al Sol es pequeña, pero no mayor a 1.1 UA. Aún y cuando esto aumente el hecho desagradable de que los asteroides asesinos - como aquellos de las películas taquilleras de este verano - provengan realmente de donde los astrónomos batallarían mucho para encontrarlos.

 
 
arriba